Los locos de Bronchales

Quién dijo frío???..los días previos a la carrera eran una mezcla de incertidumbre, risas y acojone por las previsiones que daban del tiempo para ese día en Bronchales, y así quedaba reflejado en el grupo de whatsapp de los cuatro “locos”(inconscientes según mi mujer, jajajaja), Esther, Angel(borre), Adrián(poza) y el que escribe estas líneas, llegando el día esperado..me levanté bien, sin nervios, tenía todo preparado, alguna compra de última hora(q raro)pero sobre todo muy tranquilo, con ilusión de hacerlo lo mejor posible y de disfrutar de un entorno incomparable a pesar de cómo pudiera estar aquello.

Nos recogió “poza” con la furgo de su tío, echamos el cafecito de rigor en Utebo y marchamos para allí sobre las 7:15, nada más arrancar pensé en lo justito que nos iba a ir, y así fue, jejeje..lo primero el calentamiento, pilla una pala “borre” y a quitar un poco de nieve para poder aparcar la furgo, paso ligero hasta la recogida de dorsales y empieza la “fiesta-nervios” de preparar todo, siendo las 9:40(salida 10:00 horas).

La primera risita floja se debe a q no se abre la puerta de la furgo con todo dentro(a todo esto oías por megafonía lo de estar ya por línea de salida), una vez abierta, busca esto por aquí, ponte lo otro por allá..deja todo tirado por la furgo y corriendo, a boxes a dejar las zapatillas para el tramo de correr y para línea de salida..por fin, YA ESTAMOS!!!

Salimos el pelotón, del pueblo, ligeros pero con precaución por no pillar alguna placa de hielo y dar con los huesos en el suelo nada más salir, empieza la primera cuesta y primeras sensaciones con la nieve, primeros metros de subida y la gente empieza a bajarse de las bicis, atascos, filas..engancho la bici a pie y “jurando en hebreo” tiro para arriba, interminable la subida, pensando que acabamos  de empezar y ya vamos así, “borre” y “poza” se me van los pajaros, momentos después pillo al segundo que no puede montar en bici por el estado del terreno y la montonera de gente que a veces hace que se colapse el tramo(supongo que irá “jurando”, CO jejeje).

Una vez pasado esto y ya arriba, se empieza a llanear un poco, alguna bajada, disfruto del paisaje, me culea la bici(“ya verás que ostia me doy jajaja”)..vienen tramos con mucha nieve, vuelta a bajar de la bici porque es casi imposible ir subido en ella, súbetela al hombro para traspasar unas vallas de madera, caidas, etc…así, un poco de todo tipo de situaciones y sensaciones, miro el reloj y veo 12k(más o menos)..”mecaguenlap.. aún 12 kilometrosssss y todo lo que llevo encima????ya m puedo preparar madreee”, a todo esto me pasa “poza” de nuevo, el tío va ligero y pienso(“a ver si lo puedo seguir y hago la carrera a pie junto a Esther”), pero nada, se me va.

Kilómetro 17 más o menos, en una bajada veo andando con su bici de nuevo a “poza”, paro y le pregunto que pasa, “he rajado la rueda en una caída”, me dice..el pobre lleva una angustia porque imagina que Esther no podrá correr(ellos lo hacían por parejas haciendo cada uno un tramo)..Adrián me propone cambiarnos los dorsales para que Esther pueda correr, y le digo que pille mi bici que él irá más rápido que yo, pero se niega, así que cambiamos dorsal de la bici y salgo lanzado, si antes iba con cierta cautela para no matarme, ahora, con la responsabilidad de dar paso a Esther me lancé de lleno para acortar tiempo y que así pudiera hacer la carrera.

A todo esto, puntualizar q se veía un ambiente fenomenal entre los corredores, cada vez que te caías, siempre preguntando, parando si hacía falta, sobre todo con lo de Adrián mientras hacíamos el cambio.

Bueno, yo seguía a lo mío, centrado en acabar la bici y ya me estaba poniendo contento cuando percibí que llegaba de nuevo al pueblo por la megafonía, pero…ERRORRRR, me quedaban 6-7 kilómetros aún, veo a Esther haciéndome fotos y le digo que se prepare, que hemos cambiado “poza” y yo por lo que le ha pasado, me mira ojiplática y sale lanzada a zona de boxes jajaja!!!!.. esos últimos kilómetros si que fueron duros, a campo abierto, viento helador, no, lo siguiente, y más en contra, tengo q bajar un par de veces de la bici ya que me daban tirones las piernas("así no voy a acabar en la vida"), me digo, un par de repechos matadores, y por fin, el pueblo otra vez y meta, cansado pero que contento entré!!!!! A la vez, buscando como un loco a Esther para darle el testigo y que ella siga.

Me dice uno de los organizadores que han salido un grupo de gente hacía un rato debido a que no les contaba ya lo de la carrera por diversas contingencias y me vengo un poco abajo..”todo el esfuerzo para nada, lo único que por lo menos Esther podrá disfrutar de correr por aquí”, es lo que pienso..y ya veo a Adrián en la zona de bar, indicándome que vaya allí, comentando la jugada, y esperando cerca de meta aque lleguen “borre” y Esther para darles los últimos gritos de ánimo..y hasta aquí mi experiencia en esta carrera tan bonita y tan dura a la vez o como he leído en algún artículo en palabras del crack Eliseo Martín(vencedor en categoría individual): “Una de las carreras más épicas de mi vida”.

Al final me quedo con buen sabor de boca por lo vivido, pero vuelves a casa con la espinita clavada por no completar toda la prueba, otro año será, seguro, eso si, CON LOS LOCOS OCTAVUSSSSSS!!!!!!